28 ene. 2014

El efecto chuche

Historia de un rasguño.
 Siempre he dicho que la tirita mas efectiva es una chuche... al momento  corta el caudal lagrimal,  silencia el llanto y ese pequeño rasguño por el que parecía que iban a salir las entrañas pasa a un segundo plano. Eso  los peques,  las mamás,  de repente sueltan de un suspiro, ese aliento contenido desde el segundo anterior a comenzar la tragedia.
Que levante la mano quién haya pasado una tarde en el parque, con compañeros que no le llegan a la cintura y no se siente identificad@.
 Luego todo cambia, lo que no se arreglaría con una tirita tampoco se arregla con una chuche... los rasguños ya no se ven, sobre todo porque el llanto se produce antes de la caída, la mayoría de las veces es un llanto inútil, porque resulta que luego no hay caída... en fin, si en casa tienes un adolescente o un "pre" (que es peor) sabes de lo que hablo. 
Os aconsejo llevar en el bolso junto a las tiritas y la pomada para los chichones una pequeña dosis de chucherías, para usar solo en casos de emergencia
 
 
 
 
No está el horno para bollos... pero creo que las chuches se tendrían que recetar en la seguridad social (ironía, no os asustéis) No conozco nada tan efectivo para sacar una sonrisa al instante, a menudo, eso es lo que mas falta nos hace, sonreír y ver sonrisas.
Si necesitas regalar sonrisas instantáneas a un abatido pos gripal, a la propietaria de esa pierna escayolada o a tu "niñ@" que está en plenos exámenes de febrero, llámame por que el efecto chuche es lo mas indicado, solo elige el tamaño y duración de la sonrisa (ya ves, sonrisas a la carta) y al día siguiente un mensajero les entregará esta medicina que hace poner los ojos como platos, enseñar los dientes e incluso a veces, soltar hasta una carcajada. 
 
 
Espero que os haya gustado el post y que os apuntéis al efecto chuche.
Muchas gracias por estar ahí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa, muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...